Teléfonos de contacto
+34 636 126 683
+34 966 730 153
Horario
Lunes - Viernes
Desde las 9:00 h.

Realizamos un seguimiento y apoyo a las diferentes etapas que van desde el periodo prenatal, embarazo, nacimiento, lactancia, primera infancia, infancia y adolescencia.

El trabajo en todas las fases será contemplado desde el respeto y la escucha por parte del terapeuta.

Las necesidades tanto del bebé/niño como de los padres, serán siempre atendidas; dando el espacio y el apoyo necesarios para crear un entorno seguro.

Periodo Prenatal

Será importante el estado de salud de los padres en la etapa de concepción. En muchos de los casos podemos actuar sobre el grado de stress, disfunciones físicas y emocionales de los futuros padres. Desde SOMAT abordaremos el sistema ginecológico: tratamiento de adherencias y disfunciones del útero secundarias a endometriosis, ovarios poliquísticos, cirugías…reequilibración de la pelvis y del Sistema Craneosacral.

El enfoque irá dirigido a la pareja, tanto a la futura mamá como al papá.

Embarazo

El cuerpo de la madre se ve sometido a grandes cambios físicos, fisiológicos y emocionales.

El desarrollo del feto y el aumento de su tamaño, hace que la mamá tenga que adaptarse de forma dinámica y constante a los cambios que el propio bebé va demandando. Así la postura, el movimiento e incluso la estática, en definitiva el aparato locomotor, se ven alterados.

Esta dinámica de crecimiento entre el bebé y la mamá puede verse facilitado por un adecuado seguimiento por parte de nuestros profesionales, atendiendo a las posibles dificultades que pueden surgir en este periodo (por ejemplo, dificultad en las digestiones, respiración, ciática, dolores de columna, congestión pélvica y de extremidades...).

Con ello conseguiremos  que el bebé se desarrolle de la mejor forma posible dentro del útero materno (que será su "hogar" durante los próximos 9 meses, obteniendo todo aquello que necesita: espacio, seguridad, oxígeno, nutrientes, y por tanto crear un adecuado vínculo.

La Terapia Pre y Perinatal y sus principios, establecidos por el Dr. Ray Castellino, serán contemplados por nuestros profesionales para favorecer un adecuado apoyo y seguimiento a la familia (madre-padre/hermanos) y al bebé/niño y con ello crear un vínculo afectivo sano.

Nacimiento

El bebé hará un viaje a través de la pelvis de la mamá. Para ello será fundamental un adecuado funcionamiento de las estructuras óseas, ligamentarias y miofasciales.

Cualquier intervención que ocurra en ese proceso natural y fisiológico, creará un impacto físico y emocional tanto en el bebé como en la madre:

Cesárea
Sufrimiento fetal
Parto prolongado/rápido
Rotura prematura de la bolsa
Epidural (o cualquier tipo de anestesia)
Prematuro
Oxitocina
Fórceps/ventosa…
Episiotomía

Un adecuado tratamiento preventivo podría reducir todas estas intervenciones.

Lactancia

Trabajaremos por una lactancia materna armoniosa, por ello cualquier dificultad que surja en este estadio, como pecho dolorido-grietas, problemas en la succión, mastitis, producción insuficiente/excesiva de leche...podrán ser abordadas por nuestros profesionales.

Primera Infancia

¿Cómo trabajamos con el bebé?

Entendemos que la presencia del padre y la madre, junto con el bebé, será lo ideal para poder iniciar nuestro trabajo.

Las sesiones se desarrollarán teniendo en cuenta las necesidades y preferencias del bebé/niño y de los padres, proporcionando el apoyo necesario en cada momento.

El tratamiento se llevará a cabo a través de un contacto muy suave con la intención de determinar las restricciones/disfunciones del sistema y sin provocar dolor.

La importancia de abordar/tratar cualquier alteración como problemas en la succión, llantos inconsolados, hipersensibilidad, cólicos del lactante, asimetrías, tortícolis congénita, dificultades en el sueño...permitirá que el bebé/niño se pueda desarrollar con normalidad en esta y en las siguientes etapas de la vida.

Infancia y Adolescencia

Mejoras en la lectoescritura, en el aprendizaje, en el campo visual, en las vías respiratorias, durante el ciclo del sueño, en la alimentación-masticación, así como en el vínculo-afectivo, son parte de los beneficios que puede tener el niño, desde el punto de vista preventivo o reducir las dificultades que podrían presentarse.

La filosofía de trabajo será la misma que en las fases anteriormente descritas.